Crónicas del Destino

Sábado, 30 de julio de 2016

El misterio de las maletas…

¡Al fin! Al fin pisando tierras cariocas la aventura comienza de verdad después de otras 4 horas de mareos y dormir incómodamente, ya por fin iba a poder caminar un poco y estirar las piernas, que bien se siente caminar en el aeropuerto de Rio de Janeiro viendo toda esa publicidad de los juegos olímpicos, las personas de todo el mundo que llegan junto conmigo a registrarse, bien ahora ya solo falta recoger mis maletas y salir a donde me esperan… ahí está la banda donde salen las maletas  (wow es como en las películas!)
Esa no es…
Esa tampoco…
ESA! … ha no esa solo se parece
… rayos la banda ya dio 4 vueltas y no salen mis maletas…

 

3
en Tijuana, cuando aun tenia mis maletas

 

Fui a preguntar  que show y me dicen que por alguna extraña razón dejaron mis maletas en chile!
QUE? ES NETA? …
Bueno… ahora tengo que esperar hasta mañana a ver qué pasa, supuestamente me dijo la señora del aeropuerto que me las mandaran al lugar donde me quedaré, eso espero ya que toda mi ropa está  ahí… mis artículos de higiene personal y … el adaptador para el cargador del celular! (Maldición! ) jaja no queda de otra más que esperar un poco, era demasiada belleza que saliera todo bien en mi primer viaje  lejos ni modo ya hay una nueva aventura que contar, los mantendré  informados ( espero mis calzoncillos aguanten unas 2 o 3 puestas mas) …

 

El caballero de la Armadura Dorada

Dejando el dilema de las maletas atrás  (qué más puedo hacer?) Al salir del enredoso aeropuerto de Rio de janeiro llegó  a mi rescate DANIEL nuestro gran anfitrión! Este chico es una maravilla, fue por mí al aeropuerto  ( junto con su padre, un señor también  muy buena onda) y soportó esperar una hora ahí  afuera (por lo de las maletas) me enseñó  algunas calles de la ciudad y me llevó  a recoger mi credencial y mi uniforme (donde esperó un rato más) después  me mostró donde está el banco más cercano y al llegar al departamento me invitó  a cenar con sus padres unas muy ricas tortas de jamón mientras mirábamos el chavo del 8 (doblado al portugués obviamente, en brasil le llaman “Cháves”).

 

4
!Mi credencial de Voluntario!

 

13900207_1217551018264487_3199877641634116363_n
No podía dejar pasar la oportunidad de tomar esa foto

 

 

 

 

20160731_092953
Vista desde el balcón del departamento

 

Después  de la cena me pude dar un baño (al fin), mi cabello parecía echo de plastilina con 3 almohadazos diferentes (y así me tome la foto para mi credencial, parece sacada del punto y aparte… chiste que solo entenderán los de Tecate) ya fresco, limpio y con los mismos calzones (por lo de la maleta) solo espero a que lleguen mis compañeros al departamento y al fin conocerlos en persona, ya que a pesar de que somos del mismo estado no nos habíamos visto antes, solo practicábamos por chat.

 

 

 

 

 

 

La hermandad

En el momento en que tocaron a la puerta del departamento y vi a mis compañeros supe que nos llevaríamos muy bien, nos reunimos en la sala y les platiqué todas las cosas que pasé durante los vuelos y todo eso, no pusimos de acuerdo para comprar comida para sobrevivir en estos días y nos fuimos caminando al supermercado  (a unas cuantas cuadras de la casa) es extraño caminar de noche en una ciudad tan diferente pero se mira que el barrio es tranquilo y hay algunos bares donde había música en vivo y se veía buen ambiente.

Olvidamos la lista que habíamos echo en la casa y decidimos improvisar y comprar las cosas que decidimos serian útiles en los próximos días, es divertido ver casi los mismos productos pero con diferente nombre ( menos las salsas… eso aquí no existe ) eso sí… agarre un cepillo de dientes porque los que traía… si… adivinaron… están en mi maleta (me empieza a molestar no tenerlas) ya después rumbo a la casa fue un largo camino (porque ya cargando un chingo de bolsas de súper el camino es más largo ) pero llegamos al fin, sorprendentemente encontramos las cervezas en oferta ( !que casualidad!) al llegar las pusimos a enfriar, preparamos un rico y suculento atún para hacer sándwiches e invitamos a nuestro anfitrión Dany y nos pusimos a jugar UNO, nos dieron las 2 am (“hablando de mujeres y traiciones, se fueron consumiendo las botellas”) es raro que el tiempo se va demasiado rápido en Rio de Janeiro, mañana será otro día y nos vamos a ir a conocer un poco más la ciudad a ver que nos depara el destino y que más aventuras pueden salir  😆😆

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: